ASAJA de Castilla-La Mancha pide que se intensifiquen los controles y el seguimiento de la trazabilidad en el sector vitivinícola

 

La Asociación Agraria-Jóvenes Agricultores (ASAJA) de Castilla-La Mancha ha hecho un llamamiento al Gobierno central y regional para que intensifiquen los controles y el seguimiento de la trazabilidad ante la sospecha de posibles prácticas irregulares en el sector vitivinícola de la región.

En rueda de prensa, el vicepresidente de ASAJA CLM, Florencio Rodríguez, ha explicado que los viticultores se encuentran indefensos ante la posición de dominio por parte del sector industrial y, en algunos casos, “no se está cumpliendo la Ley 12/2013 de medidas para mejorar el funcionamiento de la cadena alimentaria, pues en plena vendimia, todavía hay bodegas e industrias vitícolas sin sacar los precios de referencia de la uva en las tablillas, contratos en los que no figuran todos los requisitos como los precios o directamente, la ausencia de contratos”.

La organización agraria ya ha puesto de manifiesto estos hechos ante las distintas Administraciones que tienen la competencia. En primer lugar, ha señalado Rodríguez, “a la Agencia de Información y Control Alimentaria (AICA), a la que reiteramos que no puede hacer dejación de funciones y tiene que actuar como le corresponde”.

Y, en segundo lugar, “a la propia Administración regional, a la Consejería de Agricultura, por prácticas que pueden ser irregulares de cara a lo que es el control, la trazabilidad, los productos que no derivan de la uva para hacer vino o las producciones excesivas en declaraciones de cosecha, pues lo que parece una campaña corta este año, puede acabar con datos de la producción final que no reflejen las mermas reales”, que según la propia organización agraria, rondan una disminución del 30% en relación a la vendimia del pasado año en la región.

Por su parte, la vicepresidenta de ASAJA CLM, Blanca Corroto, ha especificado que entre las funciones de la D.G. de Industrias Agroalimentarias, en base al Decreto 84/2015 que establece las competencias de la Consejería de Agricultura, están las de “medidas para mejorar el funcionamiento de la cadena alimentaria (AICA)”, por lo que ha insistido en la necesidad de “aumentar los controles en el sector vitivinícola de la región”.

Además, en los próximos días, la organización agraria presentará un escrito ante el Tribunal de la Competencia, para que haga análisis de situación, pues “no puede ser que haya precios en bodegas de distintas comunidades autónomas que sean los mismos, lo que nos hace pensar que no es del todo correcto”, ha señalado el vicepresidente.

Por último, la organización agraria ha denunciado que los precios iniciales de la uva con los que ha arrancado esta vendimia, están por debajo de lo que deberían estar, pues la producción, que tendrá buena calidad, no sólo se verá mermada considerablemente en Castilla-La Mancha, sino también en otras comunidades autónomas y en otros países productores como Francia e Italia, lo que hace prever una tendencia de los precios al alza en los próximos meses en el mercado de vinos que no se reflejan de momento en los precios de la uva.