Desde el 1 de enero, todos los agricultores tienen que llevar un cuaderno de campo en el que anoten los tratamientos que se realicen por cultivo, las fechas en que tratan y la cantidad de producto utilizado.

Además, los productores tiene la obligación de contar con un asesor en gestión integrada de plagas salvo que su explotación esté exenta; es decir, un técnico cualificado tiene que decirle al agricultor qué productos usar, cuándo y la cantidad, según el tipo de enfermedad del cultivo. ASAJA ofrece este servicio a sus socios.

¿Qué explotaciones están exentas de contar con este asesoramiento?

Las de agricultura ecológica, la producción integrada, los sistemas de producción certificada, los agricultores integrados en asociaciones de defensa sanitaria. En esto casos realmente ya cuentan con un asesoramiento sobre qué productos fitosanitarios pueden utilizar.

Por ejemplo, un agricultor ecológico está sometido al control de las certificadoras, y pasan inspecciones con análisis de tierra para comprobar que no utiliza productos no permitidos para la producción ecológica.

Aparte, hay otros casos en que también se está exento de contar con el asesoramiento obligatorio: los frutos de cáscara (almendro, pistacho, nuez) y los productores de tomate sólo tendrán que contar con este servicio si su plantación supera las 2 hectáreas; en el caso de los cultivos leñosos (olivar y viñedo), será obligatorio a partir de las 5 hectáreas.

Carné cualificado

Los agricultores que traten directamente su explotación necesitan tener el carné de manipulador de productos fitosanitarios básico.

Sin embargo, siempre que realicen tratamientos a explotaciones de las que no sean titulares, precisarán el carné de nivel cualificado.

También tienen que saber que la maquinaria que utilicen para realizar los tratamientos tiene que pasar la inspección técnica de vehículos antes del 26 de noviembre de 2016.

Para más información, consulte en nuestras oficinas.