ASAJA  traslada a la Consejería de Agricultura las preocupaciones de los ganaderos en materia de sanidad animal

El Comité Técnico de ASAJA CLM se ha reunido con la Directora General de Agricultura y Ganadería, Cruz Ponce Isla, para analizar cuestiones relacionadas con la sanidad animal y trasladar a la Administración las principales preocupaciones de los ganaderos en este ámbito.

La organización agraria solicitó este encuentro con el fin de informarse sobre las modificaciones que la Consejería de Agricultura plantea llevar a cabo en la gestión de los programas nacionales de erradicación de enfermedades en la cabaña ganadera.

Concretamente, la Consejería está  planteando  por un lado derivar a la empresa pública Tragsa, la gestión del control de la Tuberculosis, que hasta ahora realizan las Agrupación de Defensa Sanitaria Ganadera, (ADSG) dentro del programa nacional de erradicación, con fondos europeos.

Por  otro lado, para el resto de enfermedades, formación y otros programas, la gestión seguiría en las ADS, manteniendo su presupuesto. ASAJA teme que esas líneas que dejan a las ADS solo sean palabras y dejen sin contenido a un instrumento que ha demostrado buen funcionamiento en la región.

La propia Consejería de Agricultura en el Plan Estratégico para la Ganadería Extensiva en Castilla.-La Mancha asegura que las ADSG  han sido desde su creación “un eficaz instrumento de colaboración entre la Administración y el sector ganadero, en la prevención, control y lucha o erradicación de las enfermedades ganaderas” y las califica “como pieza clave para la mejora de la sanidad animal”.

Los técnicos de la organización han valorado el trabajo de las asociaciones de defensa sanitaria ganadera (ADS) en la lucha contra la erradicación de enfermedades y han pedido que desde la región se siga apostando por estos instrumentos, que han demostrado garantías profesionales en el control de la sanidad animal.

ASAJA de Castilla-La Mancha ha solicitado que, para cualquier cambio que atañe al manejo de su explotación, se tengan en cuenta las opiniones de los dueños y profesionales de esas ganaderías, pues son afectados directos ante cualquier modificación en la gestión de los programas nacionales.

Además, la organización agraria ha recordado la urgente necesidad de actuar en la fauna silvestre, pues es portadora de tuberculosis y supone un riesgo para el ganado.