El informe de resultados de AICA muestra que el productor sigue siendo el eslabón más débil

Después de analizar el informe de resultados de la Agencia de Información y Control Alimentarios (AICA), ASAJA de Castilla-La Mancha resalta que se ha demostrado que los productores forman el eslabón más débil de la cadena alimentaria y ha valorado el trabajo de la Agencia por intentar equilibrar y dar transparencia al sector agroalimentario.

Desde su creación en enero de 2014 hasta el 1 de noviembre de 2015,  AICA ha iniciado 157 expedientes sancionadores, de los cuales, sólo 2 de ellos corresponden a productores. El 99% pertenece a la distribución mayorista y minorista y a la industria alimentaria.

Así, después de dos años desde la entrada en vigor de la Ley de medidas para mejorar el funcionamiento de la cadena alimentaria, siguen existiendo empresas que no han ligado la compra de sus productos a la firma de un contrato obligatorio con los productores como marca la Ley. De los expedientes sancionadores incoados por AICA, el 14% por ciento ha sido por la ausencia de contratos.

Pero la infracción más frecuente es el incumplimiento de los plazos de pago con un 43% de los expedientes. ASAJA de Castilla-La Mancha recuerda que la Ley 3/2004 por la que se establecen medidas de lucha contra la morosidad en las operaciones comerciales, establece unos plazos de pago máximo obligatorios de 30 días para los productos frescos y perecederos. Sin embargo, es el principal motivo de sanción de AICA y, 11 años después de esta ley, todavía hay mayoristas, fundamentalmente de frutas y hortalizas, declarando falta de capacidad de adaptación de las empresas al nuevo escenario.

Así pues, la organización agraria insta para que la vigilancia y el control de la cadena alimentaria sea una apuesta clara y decidida. Además, advierte que presentará ante la AICA denuncias formales en nombre de los agricultores o ciudadanos que colaboren para que la Agencia inspeccione a las empresas que puedan estar incumpliendo la ley. Por último, ASAJA CLM va a seguir centrando todos los esfuerzos para que la transparencia sea un hecho en todos los eslabones de la cadena alimentaria.