9/9/2021

En la Confederación Hidrográfica del Tajo

ASAJA CLM advierte de la indefensión del agricultor ante la denegación de agua para riego

ASAJA de Castilla-La Mancha ha criticado que la Confederación Hidrográfica del Tajo esté remitiendo a los interesados resoluciones denegatorias en las solicitudes de concesión de aguas subterráneas para riego presentadas hace seis años, alegando que la situación, en cuanto a recursos disponibles, puede empeorar.

La Organización Agraria alerta, en este sentido, de que todos los trámites vinculados a autorizaciones y/o concesiones de aguas subterráneas para riego que fueron iniciados, en algunos casos, en 2015 están llegando ahora con matices negativos y, por lo tanto, con previsión de que, finalmente, se acabe denegando la concesión de agua.

Según ha podido saber la Organización, desde la Confederación Hidrográfica se alega que el futuro de los acuíferos vinculados al Tajo no es nada halagüeño y, por lo tanto, se tienen que ir adoptando medidas restrictivas al respecto.

ASAJA de Castilla-La Mancha considera que esta línea de actuación de la Administración hidráulica es un atropello no solo porque si los expedientes se hubieran resuelto a su debido tiempo los agricultores hubieran tenido su concesión sin ningún problema, sino también porque se podrían estar denegando solicitudes en base a una presunta realidad, pero sin el debido apoyo legal.
La Organización Agraria ha manifestado, en numerosas ocasiones, su oposición a los riegos abusivos o que están fuera de la legalidad, pero, en esta ocasión, se trata de una situación de incertidumbre jurídica que pone a los agricultores afectados en un panorama de indefensión total puesto que no les quedaría otra vía que recurrir a los tribunales.

Es por ello que ASAJA de Castilla-La Mancha urge a la Confederación Hidrográfica del Tajo a poner los medios necesarios para resolver esta situación entendiendo que, en la actualidad, no existe tal problema de falta de recursos y, por lo tanto, la realidad es otra; razón por la que debería permitirse que los agricultores dispongan de la concesión necesaria para el aprovechamiento de las aguas subterráneas para riego.