ASAJA de Castilla La Mancha exige el cumplimiento de la normativa europea ante el ataque directo de Francia a la economía de la región

ASAJA de Castilla-La Mancha solicita al Ejecutivo nacional que exija a Francia y a la Unión Europea que se cumpla la normativa comunitaria y se indemnice urgentemente a los afectados por los ataques a los camiones en Francia. Los viticultores franceses han abordado a los camiones vertiendo a la calzada miles de litros de vino procedente de Castilla-La Mancha, responsabilizándolo de los bajos precios de su vino y atacando directamente a un sector fundamental en la economía regional.

La organización agraria exige que no se vulnere el Tratado Constitutivo de la Comunidad Europea acordado por los Estados miembros, e insta a las autoridades españolas y comunitarias a que actúen con contundencia ante el comportamiento de Francia, se reparen los daños urgentemente, se exijan responsabilidades al Gobierno francés y se castigue a los responsables del ataque.

Según el Tratado Constitutivo de la Comunidad Europea, en su artículo 288, segundo párrafo, la Comunidad deberá reparar los daños causados por sus instituciones o sus agentes en el ejercicio de sus funciones, de conformidad con los principios generales comunes a los Derechos de los Estados miembros.

Para su correcta aplicación en materia de libre circulación de mercancías entre los Estados miembros, en 1998 se desarrolló el Reglamento (CE) Nº 2679/98 del Consejo de 7 de diciembre, también conocido como Reglamento “Fresas”.

En dicha normativa, se define como obstáculo a la libre circulación de mercancías entre Estados miembros a aquél que provoque una perturbación grave de la libre circulación de mercancías, impidiendo, retrasando o desviando, físicamente o por otros medios, su importación, su exportación o su transporte desde un Estado miembro o a través de éste, ocasione una grave pérdida a los particulares perjudicados, y exija acción inmediata a fin de evitar la prolongación, extensión o agravamiento de la perturbación y la pérdida mencionadas.

Además, dicho Reglamento establece vías de recurso rápidas para que se adopten las medidas necesarias para indemnizar a los afectados.  Así pues, según la legislación europea, se deben reparar urgentemente los daños causados a los afectados tras incumplir, por parte de Francia, la normativa de libre circulación de mercancías, no sólo por causar graves pérdidas sino también por no evitar su prolongación. Las nuevas tecnologías además, han permitido grabar las imágenes en las que se observa la pasividad de las fuerzas y cuerpos de seguridad ante los ataques.

No es la primera vez que ocurren actos vandálicos en Francia vulnerando la normativa europea e impidiendo el paso de los productos españoles, por lo que desde la organización agraria exigen que se cumpla la ley y se tomen las medidas oportunas para que los productores franceses dejen de responsabilizar a los agricultores españoles de sus problemas agroalimentarios.