La recogida de aceituna ha concluido prácticamente en toda la provincia dejando una previsión de cosecha inferior a las 14.000 toneladas de aceite. Esta cifra supone un descenso cercano al 80% con respecto a la campaña pasada en la que se molturaron 62.000 toneladas.

La producción ha bajado en toda España. Se prevé que no se alcancen las 800.000 toneladas cuando el año pasado en nuestro país se produjeron un millón setecientas mil toneladas de aceite.

La sequía y más causas del descenso

La sequía es la causa principal del descenso de la cosecha. En primavera apenas llovió y hubo días de temperaturas muy altas que provocaron una escasa floración del olivo.

Además influye la condición vecera de la variedad cornicabra.

Otra de las causas hay que buscarla en el ataque de la mosca del olivo, que ha provocado la caída de buena parte del fruto.

La conclusión es que muchos agricultores no han recogido la cosecha o han dejado algún olivar sin varear porque los gastos de la recolección iban a ser mayores que el rendimiento de la producción.