ASAJA ACOGE CON SATISFACCIÓN LA CONTINUIDAD DE GARCIA TEJERINA EN EL MINISTERIO DE AGRICULTURA

La política hidráulica, la competitividad del sector, la innovación y el relevo generacional, entre las principales demandas de ASAJA para esta legislatura

ASAJA ha recibido con satisfacción la continuidad de Isabel García Tejerina al frente del Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente. El presidente, Pedro Barato ha señalado que la renovación de Tejerina es algo “muy positivo para el campo español”. ASAJA valora el gran conocimiento que la ministra tiene del sector agrario y su talante negociador del que ha hecho gala a lo largo de estos dos años, ejerciendo una política de “puertas abiertas y dialogo constante”.

 “Cuando las obras empiezan, hay que terminarlas, y tenemos cosas todavía por acabar”, ha señalado el presidente de ASAJA, Pedro Barato aludiendo al trabajo desarrollado por la ministra, Isabel García Tejerina, durante los últimos dos años en asuntos de vital importancia para el sector como son la política hidráulica y de regadíos o la competitividad del sector agroalimentario.

En lo que respecta a Política Hidráulica, ASAJA considera necesario mejorar los regadíos y hacer una política hidráulica coherente con los retos de producción y las necesidades del sector. Una vez que ya están aprobados los Planes de Cuenca, es prioritario, por tanto, sacar adelante un Plan Hidrológico que reparta y optimice un recurso vital para el sector como es el agua.

El trabajo desarrollado para incrementar la competitividad del sector con la aprobación de la Ley de la Cadena Agroalimentaria y la Ley de Cooperativas tiene que verse reforzado logrando hacer de las cooperativas una herramienta realmente eficaz para concentrar la oferta y mejorar la capacidad negociadora del sector. Igualmente, se debe adaptar la política de competencia a la realidad del sector y abaratar los costes de producción.

Otros retos que deben afrontarse durante esta legislatura es la priorización del relevo generacional en el campo, para hacer frente al grave problema de envejecimiento que conlleva despoblamiento y abandono, y el apoyo a la innovación y a las nuevas tecnologías como factores de estabilidad productiva, sostenibilidad económica y medioambiental  y como apoyo a la lucha contra el cambio climático. Debemos recordar que la agricultura tiene un papel protagonista en este último aspecto. El sector agrario ha reducido en los últimos años sus emisiones de gases de efecto invernadero y asume el compromiso adicional de reducción adoptados en París en el seno del COP21.

Por último, es prioritario que desde el ministerio de Agricultura se defienda la agricultura europea a través de una PAC con presupuesto suficiente, que afronte la volatilidad de los mercados y que ofrezca  garantías de rentas a los profesionales agrarios.  Es primordial hacer valer el carácter estratégico del sector agrario no solo ante el resto de socios comunitarios, sino también ante los otros ministerios del Gobierno del España y ante el conjunto de la sociedad porque es importante recordar la aportación que la agricultura hace al bienestar social no solo como suministradora de alimentos sanos y de calidad sino también como mantenedora de los espacios naturales y el medio rural y conservadora del medio ambiente.