Las borrascas “Elsa” y “Fabián” hace estragos en  plena campaña olivarera de Castilla-La Mancha

Las borrascas “Elsa” y “Fabián” han tirado gran cantidad de aceituna de los olivares castellano-manchegos, llegándose a registrar, según ASAJA de Castilla-La Mancha, parcelas con entre un 50 y 80 por ciento de la producción en el suelo.

Así, se han visto afectadas comarcas como la Sierra de Alcaraz en Albacete, Campo de Montiel y Calatrava en Ciudad Real, La Alcarria y La Mancha conquense y, La Jara y los Montes de Toledo, según las primeras estimaciones de los técnicos de la organización agraria.

Las lluvias y las rachas de viento de más de 100 km/h en algunos puntos de la región, han complicado las labores de los olivareros en plena campaña de recogida, que además de paralizar las labores en los próximos días, supondrá un elevado coste añadido para los olivareros.

La organización agraria ha explicado que los temporales empeoran más aun la situación que atraviesa el sector del olivar, marcado por los bajos precios que reciben los agricultores y por una falta de mano de obra que se verá agravada por la paralización de las tareas de recogida.

A ello hay que añadir, según explica ASAJA CLM, que la ayuda aprobada para el almacenamiento privado de aceite de oliva en la segunda licitación, lejos de ayudar a regular el mercado, contribuirá a hundir más los precios.

Concretamente, el Comité de Gestión de Mercados de la Organización Común de Mercados Agrícolas fijó la ayuda en 1 euro por tonelada y día para el aceite de oliva virgen y en 1,1 euros por tonelada y día para la calidad lampante. En cuanto a la cantidad de aceite que se beneficiará del almacenamiento privado en esta licitación en el ámbito comunitario, ascenderá a 17.629,19 toneladas, de las que la totalidad corresponden a operadores españoles.

En este sentido, según ASAJA CLM, ni el Gobierno nacional ni la Unión Europea han sabido defender al sector olivarero, puesto que el nuevo importe fijado supone el fracaso de las expectativas creadas y, por tanto, constituye un nuevo motivo para sacar los tractores a la calle, tal y como anunció recientemente la organización nacional.

Por último, ASAJA CLM insiste en la necesidad de que la Unión Europea ponga en marcha las herramientas necesarias para hacer frente al nuevo orden del mercado internacional, de manera que, ante los acuerdos políticos y comerciales como los aranceles impuestos recientemente por Estados Unidos, nuestro sector cuente con instrumentos capaces de sostener el mercado y mantener la rentabilidad de las explotaciones.