ASAJA destaca los avances en las negociaciones con la Consejería de Agricultura para que las hectáreas incluidas en las zonas ZEPA sigan manteniendo su actividad productiva

El secretario general y la vicepresidenta de ASAJA Castilla-La Mancha, José María Fresneda y Blanca Corroto, respectivamente, han valorado positivamente los avances logrados en las negociaciones que la organización agraria mantiene con la Consejería de Agricultura para que las 250.000 hectáreas incluidas en las Zonas de Especial Protección para Aves Esteparias (ZEPA) sigan manteniendo su actividad productiva.

Entre los logros obtenidos por la organización agraria cabe destacar que el agricultor podrá plantar cultivos leñosos (viñedo, almendro, olivar y pistacho) en todas las subzonas de la ZEPA, permitiéndose, además, en las áreas catalogadas por la Consejería de Agricultura como vitícolas y muy vitícolas, las plantaciones de viñedo y cualquier otro cultivo leñoso en espaldera. En las otras dos subzonas, aquellas que se han catalogado como poco o no vitícolas, la plantación de leñosos se permitirá siempre que se realice según los parámetros del cultivo tradicional: viñedo en vaso y olivar y almendro no intensivo.

ASAJA, no obstante, no da por cerradas las negociaciones para elaborar los Planes de Gestión de las zonas ZEPA, ya que hay muchos puntos con los que la organización agraria no está de acuerdo. En este sentido, se pide la revisión de la superficie de la zona poco vitícola, ya que su delimitación se basa en criterios poco rigurosos dado que en la misma hay cultivos leñosos, incluso en espaldera, razón por la que ASAJA defiende que todas las parcelas en las que haya cultivos leñosos tienen que tener la consideración de vitícolas.

Por otro lado, la organización agraria ha demandado que en las plantaciones de espaldera no se pongan trabas no fundamentadas, como la exigencia de dejar calles dobles sin plantar, ya que suponen una merma en la rentabilidad de la explotación y no aportan ventajas reales a las especies de aves protegidas.

Los representantes de ASAJA han mostrado su predisposición a negociar y a hablar sobre este tema con todas las partes implicadas siempre y cuando se parta de la premisa de que se trata del patrimonio y del territorio de los agricultores y no se pueden tomar decisiones que les perjudique. En este sentido, el secretario regional de ASAJA, José María Fresneda, ha pedido que se aplique el sentido común y no se quieran imponer  limitaciones que no exigidas en las leyes europeas y nacionales.

Por último, y con relación al programa agroambiental del cereal en zonas ZEPA, la vicepresidenta regional de ASAJA, Blanca Corroto, pide que los agricultores puedan sumarse a dicho programa de manera voluntaria y las condiciones agroambientales de siembra y cosecha que haya que cumplir sean acordes a la práctica del cultivo y no vulneren las normas de la condicionalidad.