Miles de agricultores se manifiestan en Madrid en defensa del olivar tradicional

ASAJA, junto al resto de organizaciones agrarias, se ha manifestado en demanda de un precio justo y para denunciar las maniobras especulativas que están hundiendo las cotizaciones del aceite de oliva. Pedro Barato exigió que se legisle para que los precios de los productos agrarios no estén por debajo de los costes de producción y que se permita la autorregulación del sector.

Agricultores de toda España, convocados por ASAJA y el resto de organizaciones agrarias, se manifestaron el 10 de octubre en Madrid en demanda de uno precio justo del aceite y para exigir que se legisle para evitar que los productos agrarios estén por debajo de los costes de producción y permitir la autorregulación del sector.
La mayoría de los manifestantes procedían de Jaén y Córdoba pero también se desplazaron a Madrid alrededor de 2.000 olivareros de Castilla-La Mancha.

MarjalizaIMG-20191010-WA0060

 

 

 

 

 

 


Autorregulación

Barato pidió en primer lugar la puesta en marcha del almacenamiento privado pero revisando el precio. El precio del aceite está un 30% por debajo del umbral de rentabilidad y el almacenamiento privado, que el ministro de Agricultura en funciones, Luis Planas, ha defendido en Bruselas, está en un precio obsoleto, fijado hace 25 años. En concreto, el precio para desencadenar el almacenamiento privado está en 1,79 euros cuando por debajo de los 2,20 euros ya no es rentable.
En segundo lugar, Barato demandó que al sector se le permita autorregularse e impedir que se pague por debajo de los costes de producción. “Está muy de moda hacer decretos leyes para muchas cosas, y nosotros también exigimos un decreto ley: que no se pueda vender un producto que se hace en el campo por debajo del valor al que nos cuesta a nosotros producirlo”, defendió el presidente nacional de ASAJA, Pedro Barato, en el turno de intervenciones con el que se cerró la manifestación.
Por último, el responsable de ASAJA, al hilo de la intención de la Administración Trump de aplicar aranceles del 25% al aceite, vino y queso, reclamó tanto al Gobierno nacional como a los mandatarios europeos que defiendan al sector agroalimentario español en las negociaciones con terceros países y que el campo no vuelva a ser moneda de cambio en los convenios de colaboración internacionales que se firmen.

BaratoRibagorda