La estabilidad del mercado de aceite de oliva requiere la puesta en marcha de múltiples medidas simultáneas

ASAJA Castilla-La Mancha ha valorado la próxima apertura del almacenamiento privado, pero considera que la situación del mercado actual, marcado por los precios bajos, requiere la puesta en marcha de otras medidas para hacer frente al nuevo orden de comercio internacional, y especialmente, a las consecuencias del Brexit y de los aranceles estadounidenses.

La Sectorial del aceite de oliva de ASAJA CLM ha hecho estas valoraciones tras la reunión mantenida en Toledo con el objetivo de analizar la próxima campaña de recolección y la situación del mercado.

Tal y como reivindicó el sector el pasado día 10 de octubre en la manifestación que se celebró en Madrid en defensa del olivar tradicional, la crisis de precios que sufre el aceite de oliva requiere de mecanismos extraordinarios como el almacenamiento privado, que consistirá en una ayuda para que almazaras y cooperativas puedan financiar los costes del almacenamiento y facilitar de esta forma la recuperación de los precios.

Sin embargo, según ASAJA CLM, es necesario que se pongan en marcha otro tipo de medidas, como el establecimiento de normas de autorregulación del mercado con carácter obligatorio, herramientas de protección y trazabilidad del aceite de oliva español, así como otros instrumentos de marketing y promoción para buscar nuevos mercados y paliar el impacto del Brexit y los aranceles estadounidenses.

La organización agraria ha insistido en que se legisle de manera clara y contundente para acabar con la venta a pérdidas, así como que se persigan las actuaciones que provocan una banalización del aceite de oliva y su utilización como producto reclamo.

Estimación de cosecha

En cuanto a las previsiones de la campaña que está a punto de comenzar, los técnicos de la organización agraria han constatado una notable reducción en la cosecha de aceituna, lo que supondrá una caída de la producción de aceite de alrededor del 50% en toda la región, aunque algunas zonas concretas en Toledo y Albacete podrán incluso disminuir en más de un 60% en comparación con la campaña anterior. Incluso, según las primeras estimaciones, será una producción inferior a la media de las últimas cinco campañas. Esta caída podría compensar el actual enlace de campaña que ronda las 756.000 toneladas en el ámbito nacional.

También descenderá la cosecha en Europa, entorno a un 9,2% con respecto a la campaña anterior, según informe publicado por la Comisión Europea a principios de este mes sobre perspectivas de los mercados agrícolas.