ASAJA facilita a sus socios la tramitación de los descuentos en el recibo de la luz

Póngase en contacto con nosotros y le realizaremos todas las gestiones.

 

Los  Ministerios de Agricultura y Hacienda ya han puesto en marcha medidas para amortiguar el impacto de la subida de las tarifas eléctricas en la agricultura de regadío. En concreto,  los agricultores con cultivos en regadío con sistemas eléctricos podrán acceder a una exención del 85% del Impuesto Especial de Electricidad (IEE) y a una reducción del Impuesto de la Renta de las Personas Físicas (IRPF).

Para llevar a efecto dicha exención, al  consumo eléctrico destinado a riego no se le aplicará este impuesto, cuyo tipo es del 5,1 por ciento, en su totalidad. Concretamente, el regadío podrá acogerse a una rebaja del 85% del impuesto especial sobre la electricidad. De esta medida ya se están beneficiando algunos colectivos, como es el caso de determinados sectores industriales.

Al mismo tiempo, la exención parcial de este impuesto supondrá una reducción del IVA, puesto que este impuesto forma parte del cómputo total del IVA  que se aplica a la electricidad.

La segunda medida consiste en la actualización de los módulos del IRPF (Impuesto de la Renta de las Personas Físicas). Esto quiere decir que se ha planteado la necesidad de ajustar la fiscalidad a aquellos regantes que tributen en el régimen de estimación objetiva del IRPF. Lo que se va a hacer es reducir el rendimiento neto a los agricultores que rieguen. El índice corrector será del 0,8.

En el caso de los declarantes en el régimen de estimación directa, no se realizan ajustes fiscales porque el propio régimen recoge automáticamente el aumento de costes y lo traduce en una disminución del rendimiento y, por lo tanto, de la tributación.

Ambas medidas han entrado en vigor este año. La rebaja en el IRPF se aplicará en la declaración de la renta de 2015 que, como es sabido, corresponde al ejercicio 2014.